La mediación es una manera de resolver su caso sin arriesgarse y dejar que un juez tome las decisiones. Un mediador lo guiará a través de este proceso, ayudando a cada parte a aclarar sus problemas, considerar las opciones y de alcanzar un acuerdo viable que se adapte a las necesidades de todos. Esto no es un tribunal, y el mediador no decide su caso, sino que facilita que cada parte llegue a un consenso.

La Mediación puede ser usada para:

  • Divorcio: La división de bienes personales, el establecimiento de la manutención conyugal, los acuerdos sobre bienes raíces, cuentas bancarias, facturas de tarjetas de crédito, y otros bienes/deudas maritales.

  • Custodia Infantil: Planes de crianza incluyendo días regulares de visitas, días festivos, responsabilidad de tomar decisiones, exenciones de impuestos y manutención infantil.

  • Cualquier y todo tipo de contrato u otro conflicto legal entre las partes.

La Mediación:

  • Permite que las partes decidan por sí mismas lo que sería bajo su mejor interés

  • Explora soluciones creativas a los problemas

  • Promueve la cooperación entre las partes

  • Es un ambiente informal

  • Es Confidencial

El Mediador:

  • Permanecerá imparcial durante todo el proceso

  • No da consejos legales

  • No es un juez

  • No tomara una decisión sobre el conflicto

  • Permitirá que cada parte pueda expresar sus intereses

Una vez que se logre llegar a un acuerdo, el abogado de cada parte podrá revisar todos y cada uno de los acuerdos por escrito antes de que su cliente firme. Después de las firmas, puede que las personas involucradas no necesiten ni siquiera dar un paso adentro de la corte.

Para explorar esta opción para resolver su caso, haga clic aquí para mas información, o llame a los Mediadores de Ley Familiar en Saenz & Maniatis, PLLC hoy, 615-366-1211 y (615) 366-1611.